El pastor ayuda a los residentes “sedientos“, pero impone varias condiciones a sus visitantes: se permite consumir alcohol sólo después de misa y no se puede cantar ni bailar dentro de la iglesia.

A raíz del cierre del último bar de Brielen, un pueblo en el oeste de Bélgica, un pastor local ha tomado la decisión de permitir a los fieles tomar bebidas alcohólicas en el edificio de la iglesia, abriendo allí un pub, informa Deutsche Welle.

Muchos de los fieles constantemente asisten a las misas para dar gracias al Señor y luego consumir alcohol. “La vida del pueblo se había ido y ahora la estamos recuperando“, apuntó una de las visitantes del nuevo ‘pub’, que cierra a la 1 de la noche.



About The Author

Muluc es la semilla cósmica del despertar de conciencia. Cualquier publicación realizada está inspirada en exaltar la sabiduría de los afortunados que tienen acceso a estas letras. Siéntase dichoso de haber recibido esta experiencia religiosa.

Related Posts