El Gobierno oficializó la prohibición de la importación por cinco años de indumentaria y productos textiles usados. El decreto 333-2017, publicado en el Diario Oficial, argumenta que la importación de estos productos “supone un riesgo para la salud y la seguridad pública y el medio ambiente en general“.

El artículo primero establece la prohibición por cinco años la importación para consumo argentino de las mercaderías usadas comprendidas en las posiciones arancelarias de la Nomenclatura Común del MERCOSUR (N.C.M.) 6309.00.10 y 6309.00.90. Se trata de prendas y complementos (accesorios) de vestir, y sus partes.

La medida exceptúa a las entidades públicas y privadas sin fines de lucro que reciben donaciones de este tipo de mercaderías, las cuales deberán estar inscriptas en un registro espacial, acreditar una antigüedad no inferior a dos años, y justificar el destino de cada una de las donaciones que reciben.



En tanto, desde la Secretaría de Comercio de Argentina aclararon: “La prohibición de importación de ropa usada que salió publicada en el Boletín Oficial en el día de hoy (por este lunes), reestablece una medida que fue originalmente contemplada en el año 1991 y sucesivamente prorrogada por distintas normas“.

Se focaliza puntualmente en prendas textiles con señales apreciables de uso y que ingresen a granel. Es decir, prendas de las que no se puede identificar si fueron desinsectadas, desinfectadas, desratizadas, etc. En tal sentido, es una medida con fundamento de carácter sanitario“, consideró la Secretaría de Comercio de Argentina.

Fuente: Ambito