Cuando el señor Martin Pavelka pagó los 1400 euros que le costó su billete de avión, lo último que esperaba era que, al servirle el desayuno sin gluten que había encargado, le ofrecieran un paquete que contenía lo siguiente: Un banano con un papel con las siglas GF (gluten free), cuchillo, tenedor y un sobrecito de sal.

El señor Pavelka, que sufre de celiaquía, reconoce que durante el vuelo (que duraba nueve horas) recibió una cena en condiciones, pero quedó muy defraudado al comprobar que, mientras el resto de pasajeros recibían un copioso desayuno completo, el tenía que conformarse con aquel miserable plátano.

Al resto de pasajeros les sirvieron una comida completa que consistía en salchichas, huevos, champiñones, pan y yogur“, explicó al Evening Standard. “Era un vuelo de nueve horas. Aunque el plátano era definitivamente gluten free, no me dejó satisfecho durante demasiado tiempo“.



Según ha apuntado Pavelka, que ha puesto una reclamación a la aerolínea, otros pasajeros se rieron mientras el se quejaba a la azafata. “Creo que la auxiliar de vuelo también se dio cuenta de que algo no iba bien“, dijo. “La culpa debió estar en algún punto en la administración“.

All Nippon Airlines se enorgullece de ofrecer una experiencia ejemplar para todos sus pasajeros“, declaró ANA al diario Telegraph. “En el caso de este pasajero en concreto no cumplimos con sus expectativas. Nos hemos disculpado con él personalmente y como resultado de su experiencia estamos revisando nuestra política sobre opciones libres de gluten y cómo se sirven“.

Fuente: Playground