Está claro que el presidente Jimmy Morales busca regresar a Guatemala a los años 70’s, lo que los guatemaltecos nos preguntamos es… ¿para qué quiere hacer esto?

Luego de analizar a profundidad el tema, adentrarme en la mente del presidente y en un par de octavos de quezalteca (la original, no la millenial con sabores de Toki), he logrado comprender el plan del presidente, que, dicho sea de paso, es genial.

El presidente Morales quiere regresar a los años 70’s para evitar que Sandra Torres y Álvaro Colom se conozcan, que Roxana Baldetti participara en festivales de belleza y se creyera que era agradable, y, por el contrario, motivar a Zury Ríos para participar en Miss Teen y consecuentemente en Miss Guatemala y filtrar fotos para el público. También busca regresar al momento en que Álvaro Arzú empezó a “rodar las R’s” y que con Óscar Berger pensaron que era una buena idea ser alcaldes.


Quiere aprovechar para impedir a Canela bañarse a guacalazos en público y que Ricardo Arjona aprendiera a tocar guitarra. En este ambicioso plan, también quiere eliminar cualquier rastro de su programa moralejas, y tomar el lugar del Hombre del Regalón (Feria de la Alegría).

Como cierre a su plan, evitara que los papas de Carlos Peña se conocieran e invertirá en Rostipollo Chapín para que no quiebre y garantizar la existencia de arroz con menudos en el mercado local, reduciendo el imperio de los Gutiérrez y forzándolos a ocuparse más en su negocio y menos en la política.

Si me lo preguntan, es un plan muy bien elaborado y solo una mente brillante como la de morales podría haber organizado todo a ese nivel de perfección.

Con colaboración de nuestro corresponsal invitado Elmer Homero, periodista invitado, analista político de fines de semana, fotógrafo de quince años, bautizos, primeras comuniones y experto en globoflexia.