La Santa Sede informó esta tarde de urgencia que el Papa Francisco tendrá una visita extraoficial a Guatemala por los problemas suscitados con varios sectores conservadores del país a raíz del nombramiento como Cardenal de la Iglesia Católica al monseñor Álvaro Ramazzini, obispo de la Diócesis de Huehuetenango.

Su Santidad está muy apenado por toda esta situación, lleva como 3 semanas sin comer ni dormir por la ola de críticas que ha suscitado este nombramiento“, indicó un vocero del Vaticano. “La salud del sumo pontífice también ya nos está preocupando en Roma porque se lo ha tomado muy mal“.

Corresponsales de Diario El Informal en Ciudad del Vaticano investigaron si será removido monseñor Ramazzini de este cargo, pero “esto no puede ser posible de momento, por eso el Papa se irá a disculpar porque es lo único que nos queda“.


Jorge Mario Bergoglio, el 266° papa, ha estado al tanto de todas las protestas y muestras de desacuerdo en Guatemala por este nombramiento. “Él sabe perfectamente de la protesta que hizo un señor de apellido Fratti, que no tenemos idea de quién sea, y también la carta que mandó el diputado Linares Beltranena hoy al Nuncio Apostólico, esto lo tiene muy preocupado y nervioso“.

El papa vive atemorizado de que el pueblo católico guatemalteco se voltee contra la iglesia por toda esta situación y por eso decidió hacer esta visita a pesar de su apretada agenda“, finalizó el entrevistado.

Los cardenales investidos por el papa Francisco el sábado 5 de octubre son 13, de los cuales diez serán electores papales. En la historia de Guatemala se registran dos cardenales guatemaltecos antes de monseñor Ramazzini Imeri, monseñor Rodolfo Quezada Toruño, quien fue designado por el Papa Juan Pablo II en 2003, y monseñor Mario Casariego, quien fue nombrado por el Papa Paulo VI.

Monseñor Ramazzini Imeri fue designado obispo el 15 de diciembre de 1988 por el Papa Juan Pablo II y fue asignado a la diócesis de San Marcos.