El arzobispado comunicó que este 14 de febrero estará rotundamente prohibido comer carne a todas las personas bautizadas, porque tienen que comportarse como buenos católicos que son.

Este año casulamente el Miércoles de Ceniza cae en 14 de febrero, por eso vamos a entretener a los feligreses en la Iglesia con maratónicas misas antes de ponerles la ceniza, para que no les quede tiempo de ir a comer carne”, dijo el Nuncio Apostólico consciente que muchas personas tienen pensado salir corriendo luego de tomar ceniza para recoger a la pareja al (o del) trabajo y llevársela a pecar.

Ya vimos que muchos moteles están ofreciendo promociones ese día, pero se van a quedar con las ganas, porque ya les dijimos a los fieles que ese día no se come carne, ¡punto!”, sentenció el clérigo.



El entrevistado comentó Diario El Informal que están estudiando la manera de evitar que la gente se tomen una foto con la cruz oscura en la frente y la suban a las redes sociales para convencer a todos de que son bien creyentes.

El Miércoles de Ceniza​ es el primer día de la Cuaresma en el calendario litúrgicos católico.​ Se celebra cuarenta días antes del Domingo de Ramos que da comienzo a la Semana Santa. La ceniza, cuya imposición constituye el rito característico de esta celebración litúrgica,​ se obtiene de la incineración de los ramos bendecidos en el Domingo de Ramos del año litúrgico anterior.

Aunque los altos mandos de la Iglesia no se han puesto sobre qué tipo de carne se puede comer y cuál no, muchos fieles tienen la expectativa de que el pescado esté permitido, lo que abriría un abanico de posibilidades para ese día.