En sesión plenaria, diputados del Congreso de la República, han dictaminado que la celebración del “Día de acción de gracias” sea prohibido en las familias guatemaltecas, ya que es considerado: “injerencia extranjera”. 


“No vamos a permitir que nuestros jóvenes y familias guatemaltecas vivan tradiciones de otros países, así como no dejamos que que nos fiscalicen y nos metan al bote ‘colombianitos’ ni ‘gringuitos'”, dijo Roberto Arzú, presidente del Congreso. 

Se prevé que esta sanción penalice a las familias con Q5,000.00 que sean sorprendidas en delito flagrante y de Q1,500.00 a Q3,000.00 para personas que compartan en redes sociales cualquier tipo de merienda o artículo alusivo a la celebración.