Guatemala, Ciudad.- El empresario, político y prófugo guatemalteco, Alejandro Jorge Sinibaldi Aparicio se aproxima a ser la nueva víctima de calumnias, argumentos infundados y persecución política, según un comunicado que envió a esta redacción.

Este es el comunicado de Alejandro Sinibaldi:

Nuevamente estoy siendo objeto de persecución política. Mis rivales políticos me quieren ver mal, tal como le pasa a mi colega y hermano Manuel Baldizón, a quien los gringos han expulsado como un perro.

La maldita izquierda quiere gobernar a puro tubo y quiere llegar al poder a como dé lugar. Por eso se empecinan en hacernos caer a todos los que hemos gobernado bien y queremos seguir haciéndolo porque amamos a Guate.


Lamentablemente, estoy muy muy, pero muy lejos, porque ahorita mismo iría a aclarar todo este asunto que dicen sobre mí. ¿Cómo voy a esconder 100 millones de quetzales? Eso lo pudieron haber hecho Baldetti u Otto Pérez, pero yo no, yo soy rico. No por nada he tenido tantas empresas y gente a cargo, a la que le pago poco porque así somos los empresarios, así se ha hecho desde la conquista, eso nos enseñaron nuestros tatara tatara abuelos.

Mucha razón tienen gente como el finado Álvaro Arzú, sus hijos y varias personas más que están a favor de defender la sobernía de nuestro país. Lo que me hacen es un atentado contra la humanidad, pues soy un hijo bien parido de Guatemala, mis padres lo pueden constatar.

No soy un ladrón, no compré propiedades con el erario público, no financié la campaña “No te toca” ni contraté a Rodrigo Arenas y al Movimiento Cívico Nacional para llevarla a cabo, no financié la campaña de Baldizón, no escondí dinero en más de una decena de apartamentos y propiedades que ni conocí, no hizo todo pero, si hubiera podido, lo hubiera hecho.

Quiero aprovechar este espacio para decirle a mis amigos Ricardo Méndez Ruiz, Fundación Contra el Terrorismo, Fundesa, CACIF, las distintas cámaras empresariales y demás amigos, que siempre me han apoyado. Deseo externarles todo mi cariño y respeto.

Seguiré en contacto, hermanos chapines. Y sepan que no haría nada para lastimarlos, los amo.