Varios influencers mostraron su molestia ante la incapacidad de poder acudir a comer gratis y hacer otras de sus actividades cotidianas porque la pandemia coronavirus no lo ha permitido.

Esto lo indicaron las personalidades del país por medio de la asociación Influencers Guatemaltecos Unidos (IGU) a través de comunicado que este prestigioso medio encontró tirado en la basura.

Influencer guatemalteca también quiso vender el agua con que se baña, ni su novio le compra

El comunicado:

Estamos hartos de no poder comer lo que nos gusta y hacer las cosas que siempre hacemos para crear opinión en nuestros miles de millones de seguidores.

La pandemia nos ha venido a arruinar la vida, la verdad hemos considerado trabajar pero aún lo estamos pensando muy bien porque no nos vemos haciendo eso, ¡nunca!

Queremos externar nuestra preocupación porque los restaurantes, especialmente, no tenga ni siquiera para darnos un plato de comida. Lo lamentamos por los pobres empleados de esos lugares, pero nosotros también tenemos necesidades; comer, por ejemplo.

Por esa razón interpusimos una demanda en contra de varios restaurantes por la negativa a alimentarnos y, por supuesto, privarnos de promocionar con nuestras exitosas reseñas sus productos y servicios.

Pero también lanzamos una advertencia que podría incluso relacionar a los ministerios de Salud, Trabajo y hasta la Procuraduría General de la Nación: Si algo nos llega a pasar por no comer, si llegáramos a tener alguna enfermedad derivado de ello, responsabilizamos a los restaurantes por ello. ¡Nuestra integridad física, salud y alimentación está en sus manos!.

“Influencer” llora porque le cancelaron su cuenta de Instagram y ahora tendrá que buscar un trabajo de verdad


Varios opinaron al respecto

Por supuesto, las opiniones no se hicieron esperar. Algunos influencers fueron entrevistados por nuestro reportero Tomás Orín.

Un joven con los pantalones rotos y camiseta, quien solamente se identificó como “Bustamante”, dijo que no se quedaría de brazos cruzados y que exigiría sus derechos.

“Mano, ¡qué piensan pues! Uno tiene que trabajar, tiene que comer, es increíble que estos empresariuchos de quinta nos marginen”, dijo.

Pero una señorita a quien varios de sus compañeros llamaban “Nina”, aseguró que procedería legalmente por su cuenta.

Esto fue lo que dijo:

“Es que… ¡en-se-ri-o!. Mano, es amazing (increíble) pues. Again (otra vez), esta mara… no sé qué tiene en el brain (cerebro), really don’t know (realmente, no lo sé). Solo espero que entiendan, pues… for real (de verdad), get your facts…” (esto último ya no lo dejó traducido Tomás Orín, sírvanse disculpar).

Luego de una investigación exhaustiva se logró determinar que esta señorita compartió este video: