Todo comenzó el 26 de julio de 2014, cuando este equipo de profesionales del periodismo, comprometidos con la información veraz, intrépida, responsable y… bueno, no tan así, pero, en concreto, hace cinco años nacimos.

Ha sido un primer lustro lleno de alegrías, las cuales se han prolongado hasta hoy; hemos gozado e informado.

Sin embargo, ayer, para variar un poco, nos empañaron la celebración unos cuantos mequetrefes que dicen llamarse “mandatarios”. En realidad no lo son, han figurado en todo este tiempo como tiranos… “que escupen tu faz”, tomando la última línea de la primera estrofa de nuestro Himno Nacional, inspiración del maestro cubano José Joaquín Palma (que posteriormente se modificó), y que el inservible de Jimmy Morales ha tomado, entre otros fragmentos, infinidad de veces para acompañar sus mediocres discursos. Sí, el cerebrito no le da para más y mucho menos a sus asesores, la mayoría amigos de Albavisión a quienes tuvo que jalar porque eran “camaradas”.

No sabemos cuántos lustros más, décadas o quien sabe si siglos, pasarán para que borremos de nuestras mentes el cuadro protagonizado por Donald Trump, Enrique Degenhart y Kevin McAleenan, en la oficina oval, firmando el convenio de “tercer país seguro”. Que fotografía más mierda y lamentable que quedó para la posteridad.

Es por eso (y por muchas cosas más) que el hashtag #JimmyVendePatria queda ad hoc para retratar y calificar al presidente más mediocre de toda nuestra existencia lamentable y raquítica como país. Y ojo, no hablamos de democracia, hablamos de un todo entero, de toda una existencia. Así te quedarás en los anales de la historia, precisamente, como un ano en la historia. Te cagaste en todo, Jimmy.


De hecho, ya te habías cagado en la mierda, como dicen muchos camaradas nuestros, pero hoy sí te graduaste de estúpido. Ni modo, no se le pueden pedir peras al olmo, ni hijos buenos a la garantía que resulta ser tu madre, con respeto a tu viejita, no te la estamos sacando, solo te recordamos que esa tu garantía, si es de las viejitas de antaño, aquellas que sí tenían sangre en la cara, en estos momentos y en los años posteriores estará poco menos que defraudada y decepcionada de uno de sus hijos de puta (coloquialmente hablando). Y si no, pues ni modo, a seguir disfrutando lo “logrado” en quetzalitos por su amado hijito.

Te cagaste en el país, en tu familia, en los guatemaltecos, en nuestros compatriotas en Estados Unidos, en nuestra celebración, en vos mismo… te cagaste en todo, reiteramos. Sos la peor escoria que ha parido este país, y eso que estamos en la mierda, ya es mucho decir eso. Gracias, porque te recordaremos por eso. Cuando ya no seas presidente y te vayas a refugiar al Parlacen, a seguir ganando miles de quetzales por no hacer nada, vas a tener que armarte de huevos (que te faltan pero por mucho), para salir a la calle y ver a los ojos a cualquier guatemalteco; al lustrados, al de los shucos, a las personas en los mercados y en los restaurantes. Los huevos se te van a arrugar, más todavía. Es lo que te merecés por poco hombre.

Pero bueno, ya pasó, ya el daño está hecho, y solo queda, COMO SIEMPRE, seguir haciéndole huevos, que es lo mejor que podemos hacer.

Claro, hablamos de los guatemaltecos honrados y bien paridos, no como tu prole o tus amiguitos los cuques matones o los empresarios que con tus estúpidas decisiones van a seguir mamando y aprovechándose de los honrados. Ni modo, a ponerle el triple de huevos. Eso sí, y que te quede bien claro… es más, te lo pondremos en mayúsculas, para que no se te olvide, porque fijo vas a leer estas humildes letras:

NOSOTROS, LOS GUATEMALTECOS, SÍ TENEMOS DIGNIDAD Y HUEVOS PARA SALIR ADELANTE CON EL SUDOR DE NUESTRA FRENTE. EN CAMBIO, VOS SEGUÍ HUEVIANDO, ANDÁ A SEGUIR SALUDANDO CON SOMBRERO AJENO (PORQUE NI EL SHUCO QUE SACABAS COMO “NETO” PODÉS USAR) Y REGALÁ EL PISTO COMO LO HICISTE CON LA TELETÓN Y OTROS FINES QUE MEJOR YA NI VALE LA PENA MENCIONAR. TU MADRE, JIMMY, CULERO.