Pieter Circk viajó de Ámsterdam a China para encontrarse con una mujer que conoció por Internet