Aprovechando el Día del Reciclaje, el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales anunció una campaña nacional para reciclar y disminuir el uso de bolsas plásticas en el país, con el fin de mitigar el impacto que éstas producen en los ecosistemas.

Según cifras de esta cartera, cada guatemalteco promedio gasta seis bolsas de plástico a la semana; es decir, unas 288 al año. “Esto quiere decir que una persona de 77 años consume a lo largo de su vida más de 22,000 bolsas plásticas, que en su gran mayoría terminan en nuestros mares y ríos. Eso es demasiado e innecesario si pensamos en todas las opciones que hay para reemplazarlas como bolsas de tela, carritos de mercado, etc.”, dijo un vocero de la entidad.

Para minimizar el uso de estos componentes, cuya degradación tarda cientos de años, el Gobierno prohibirá el uso de bolsas con un tamaño menor a 30 x 30 centímetros, y ordenó que las demás que se fabriquen sean más resistentes, para eliminar el hábito de empacar en doble bolsa los elementos pesados. Adicionalmente deberán incluir mensajes ambientales que inviten al uso responsable de estos elementos y promuevan su reutilización.



Todas estas acciones empezarán a aplicarse en la venta de comida callejera, refacciones, e inclusive en la pizza de bolsita de Al Macarone.

A nivel nacional se habilitarán puntos de reciclaje en varias ciudades, para que los ciudadanos depositen las bolsas que no usan”, comentó el entrevistado.

El ministerio precisó además que las bolsas son responsables de la mortandad de peces y tortugas e indicó que esta acción hace parte de los compromisos que Guatemala suscribió con otras 150 naciones, luego de la firma del Acuerdo de París en diciembre recién pasado.