Arzobismo Óscar Julio Vian

Arzobismo Óscar Julio Vian, Foto: EU

Luego de darse a conocer que Ciudad de Dios ha sido inscrita en la SAT, se han dado a conocer diversas reacciones de sectores tanto públicos como privados. Uno de ellos fue el del Monseñor Oscar Julio Vian quién manifestó su malestar respecto a la nueva modalidad adoptada por Cash Luna de pagar impuestos.

Nuestra Iglesia Católica se encuentra consternada ante la diferencia que está haciendo la personería de SAT entre las distintas congregaciones cristianas de nuestra Guatemala. Es realmente doloroso para nosotros el saber que al grupo de Cash Luna lo hayan inscrito en el régimen de pequeño contribuyente pagando únicamente el 5% sobre ingresos, sin siquera tener que pagar un contador“, se quejó el arzobispo.

“Mientras que en nuestras asociaciones, comedores públicos, sanatorios, asilos de ancianos y orfanatos nos obligan a inscribirnos en el régimen general pagando IVA, ISR y además estar obligados a pagar contadores que nos manejen hasta los libros de inventarios” relató a los medios el máximo diregente de la iglesia católica en Guatemala al terminar su homilía de esta tarde”, acotó.



Te puede interesar: Inscriben Casa de Dios en la SAT para pagar impuestos

Ante estas declaraciones, nos intentamos contactar con la SAT, pero nos fue imposible debido a que con tantos cambios que han habido, y con todos los superintendentes y ex-superintendentes que se han ido presos últimamente debido a los sonados casos de corrupción, defraudación aduanera y lavado de dinero, no teníamos idea de a quién llamar.

Esta diferencia de opiniones entre la iglesia Católica y Casa de Dios parece acrecentarse y expandirse hasta otros grupos religiosos, tales como “La iglesia de los santos de los últimos días” más conocidos como mormones, de los cuales algunos miembros se han contactado con nuestros reporteros para expresarnos su preocupación, pues con este ataque a las finanzas de los grupos religiosos se pone en riesgo la construcción de varias iglesias de esta congregación. “Y, ahora, solo falta que la SAT nos quiera auditar cuánto gastamos en las canchitas de basket ball“, refirieron seguidores de esta denominación religiosa.

Con información de nuestro corresponsal Poncho Garlosu.