Blatter recibiendo la lluvia de billetes falsos