Jimmy Morales, mano de obra