Después de muchos años de una ardua investigación, el Instituto Nacional de Ciencias Forenses de Guatemala, con el apoyo del Ministerio Público y la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala, presentaron en conferencia de prensa las conclusiones de la autopsia a la Niña de Guatemala.

El seguimiento al caso inició porque nuestros investigadores encontraron a la sombra de un ala un cuento en flor, de la niña de Guatemala que murió de amor“, declaró un directivo del INACIF. “Era alguien muy importante porque iban cargándola en andas obispos y embajadores. Detrás iba el pueblo en tandas, todo cargado de flores“.



El 10 de mayo de 1878 murió la niña guatemalteca María García Granados y Saborío (hija del general Miguel García Granados, expresidente de Guatemala y figura en el billete de a Q10), lo que daría lugar a una triste leyenda inspirada por los amores frustrados entre Martí y María. Martí dejó su tristeza plasmada en el poema IX de sus Versos Sencillos.

De igual manera se supo que buscarán la orden de aprehensión de José Martí por pederasta y adúltero, ya que al parecer mantenían una relación en secreto. “Ella, por volverlo a ver, salió a verlo al mirador, dicen que él volvió con su mujer y ella se murió de amor“, dice un fiscal del MP.

Los galenos que se apersonaron a la escena del crimen, dijeron que último que se supo de la ahora occisa fue que “se entró de tarde en el río y la sacó muerta el doctor“. Estaba helado y no tenía sudadero como le dijo su mamá, por lo que de inmediato falleció por hipotermia.