Científicos nacionales e internacionales han concluído que, debido al bloqueo de parte de varios trabajadores parques nacionales que mantienen tomado el sitio turístico Tikal, ya no pudo llevarse a cabo el fin del mundo anunciado para el pasado viernes 29 de julio.

Al igual que en el último Baktún, Tikal era el centro para iniciar el proceso del fin del mundo, pero debido al cierre ya no pudo llevarse a cabo“, dijo uno de los encargados de las investigaciones.




Trabajadores inconformes exigen al Gobierno que se cumplan con aumentos salariales pactados desde hace varios meses. En el lugar hay empleados de los parques Yaxhá, Ceibal y Uaxactún, quienes impiden el paso de todo tipo de vehículos al parque, por lo que operadores de turismo se encuentran preocupados de no poder atender a cientos de visitantes este martes.

Ahora no se sabe a plenitud si este fenómeno se dará hasta el próximo Baktún o saber cuando, ya no queremos nada“, finalizó el entrevistado.