Álvaro Arzú quiere privatizar las IP’s públicas