La langosta se ha convertido en un platillo preferido y casi obligatorio para la cena navideña en Europa, es por ello que varios países de aquel continente han aumentado la exportación de estos productos marinos, aunque la Unión Europea no lo vea con buenos ojos, tanto que ha considerado prohibirlo.

Países como Francia, Italia y España incluyen este platillo para las fiestas, y en diciembre suelen aumentar las exportaciones desde Maine.



La UE consideró hace algunos meses una propuesta de prohibir la importación de langostas norteamericanas, pero luego desechó la misma.

Y a ti ¿te gusta la langosta?