Columna de opinión de nuestra corresponsal Miss Piggy.

La desgraciada esa, labiuda piernas largas, tomó la decisión de pedirle el divorcio a uno de los ángeles del señor: Brad Pitt. El sitio de noticias tan formales como las nuestras, TMZ publicó hoy por la mañana que Angelina Jolie le pidió el divorcio a Brad alegando abuso de sustancias y problemas de ira por parte de él.

Aparentemente, no hubo una tercera persona involucrada como cuando ella se lo bajó a Jennifer Aniston. Indican nuestras fuentes que Brad consumía mariguana y otras sustancias, las cuales junto con los problemas de ira, representaban una amenaza para los niños y por eso, Jolie decidió solicitar el divorcio ya que no estaba de acuerdo con las conductas de él.

La fecha de la separación fue le 15 de septiembre de este año, irónicamente, fecha de la libertad de nuestro país y la de Brad Pitt de ahora en adelante.

Esta noticia, mas allá de ser una nota periodística, nos merece cierto análisis. O sea, hablando sinceramente, ¿que esperanza tienen los hombres comunes, morenitos, llenitos, chaparritos y chapines si hasta a BRAD PITT lo mandan a la droga? ¡Mis gordos! Si a penas podían con las estadísticas, esta noticia, de plano, les termina de sellar su destino a los que pensaban que iban a vivir en la friendzone toda la vida.



Ahora bien, yo, como toda mujer, estoy dispuesta a recibirr a Brad en mi casa si se siente muy tristesito, ¡yo lo consiento! Mi muy humilde opinión profesional es que no es problema de Brad que la Angie se las quiera dar de madre y padre de 6 (o 10 ya ni se cuantos tienen), luchona, cabrona y celebridad a la vez.

Copiamos el audio filtrado desde el bufete de abogados que lleva el caso: