editorial-cintillo

Hoy es día de luto para todos los caricaturistas del mundo, especialmente los de la línea de sátira y humor.

Tras el tiroteo en la sede de la revista satírica Charlie Hebdo, en Francia, han muerto 12 personas y varias más se encuentran heridas de gravedad en hospitales.

Charb, director y dibujante de la revista, Cabu, Tignous y Wolinski, son cuatro de los fallecidos, todos ellos viñetistas del semanario, quienes fueron asesinados por tres hombres de negro, armados con fusiles Kalashnikov y que gritaban “¡Vamos a vengar al profeta!” y “¡Ala es el más grande!”, entre otras consignas.

Entender un chiste es el triunfo del intelecto, como descifrar una composición compleja de la realidad para comprender un fenómeno.



La parodia y la sátira son fruto de las aversiones hacia las injusticias y vejámenes contra nosotros, los ciudadanos, quienes sostenemos a quienes toman las peores decisiones sobre las riendas de nuestro país. No podemos hacer otra cosa más que comunicar con humor nuestro sentir y padecer como elementos de este complejo sistema.

Ustedes como público toman un papel importante, porque sin risas el chiste no tiene vida, pedimos por favor no se enoje ni se ofenda, no emule a estos extremistas que les caló la pluma deslizándose en el lienzo del humor.

El equipo editorial de Diario El Informal se une a las muestras de repudio frente a este acto tan deplorable y cobarde acaecido en el país galo. Principalmente porque comulgamos con la misma línea editorial: la crítica, irreverencia y el humor. La sátira política, social, religiosa y de cualquier otra índole, así como la libertad de expresión, son los elementos principales de este medio.

Así que desde esta sociedad tan lastimada, Guatemala, Diario El Informal lamenta el deceso de los ahora “héroes nacionales”, tal como lo refrendó el mandatario francés François Hollande, este día.